De The Deacons Desk para el 31 de Julio de 2022   Recently updated !


Queridos Amigos:

Nuestra primera lectura de Eclesiastés 1:2, 2:21-23 parece ser un poco terrible. Este libro de las Escrituras es una traducción del libro de Qoheleth. El libro en sí es bastante pesimista. Sin embargo, tiene algo de mérito, ya que intenta explicar que no podemos tomar dinero, fama o cualquier cosa que acumulemos en este mundo cuando morimos. Así que es mucho mejor concentrarse en la nueva vida. La vida que disfrutaremos después de nuestro tiempo aquí en la tierra.

El mensaje del Evangelio de hoy de Lucas 12:13-21 tiene un mensaje muy similar. Se trata de un hombre que se preocupa por lo que hará con una cosecha abundante. El hombre derriba todos sus graneros y áreas de almacenamiento y construye otros nuevos. Se dice a sí mismo: “Ahora, en cuanto a ti, tienes tantas cosas buenas almacenadas para muchos años, descansa, come, bebe y diviértete”. Dios amonesta al hombre diciéndole que no podrá llevar consigo ninguna de esas cosas si muere ese día. Los que acumulan tesoros no son ricos en lo que a Dios le importa.

Todos tenemos que proveer para nuestro futuro. No sería correcto ni justo que viviéramos vidas al azar y esperar que todos los demás paguen la factura cuando ya no podamos mantenernos a nosotros mismos. Necesitamos planificar el momento de nuestras vidas en el que no podremos trabajar. El mensaje de las historias de hoy es prepararnos para esos tiempos sin volvernos tan codiciosos que no compartamos con los demás por miedo o egoísmo. ¿Cuánto es suficiente? Todos deben decidir por sí mismos. Lo primero que debemos hacer es prepararnos para el futuro lo mejor que podamos. Lo segundo es no sobreprepararnos y apegarnos tanto a los bienes materiales que nublen nuestro buen juicio.

¡Paz y Todo Bien!

Diácono Jim