Reflexiones semanales del 24 de abril de 2022


Ver a Dios en Primavera

¡La primavera está en el aire y las señales de Dios están en todas partes!

Cuando veo el primer petirrojo de la primavera, siempre me toma por sorpresa. Y siempre me llena de esperanza. Espero que el buen tiempo esté en camino. Espero que pronto estalle la nueva vida de la primavera.

Al igual que el propio petirrojo, el sentimiento de esperanza que engendra el petirrojo es un regalo de Dios. La esperanza nos ayuda a superar los momentos difíciles. La esperanza nos recuerda que Dios es bueno; Él nos ama y tiene cosas maravillosas planeadas para nuestro futuro.

Una de mis cosas favoritas de la primavera es el hecho de que la luz del día dura un poco más cada día. El aumento de la luz me da energía y me levanta el ánimo. Los días más largos me recuerdan a Jesús, la luz del mundo. Así como la luz del sol ahuyenta las tinieblas del invierno, así Jesús, la luz del mundo, ahuyenta las tinieblas del pecado con la luz de su misericordia y perdón. Liberado de la carga del pecado, he renovado la energía y la alegría.

En primavera, los narcisos y azafranes rompen la tierra fría y dura para devolver el color al mundo. Los árboles comienzan a volver a la vida comenzando con los arbustos amarillos de forsythia, seguidos por las peras Bradford blancas, las cerezas rosadas en flor, los arbustos de azalea, los cornejos y las magníficas magnolias.

El regreso de la vida y el color me recuerda a Jesús resucitando de la muerte en la tumba fría y dura a la vida nueva y eterna. La variedad de los árboles en flor muestra la asombrosa creatividad de su Creador, y el tiempo involucrado muestra el regalo que Dios nos da a medida que la primavera se extiende durante varios meses.

Cada primavera, Dios nos presenta un espectáculo para darnos esperanza, levantarnos el ánimo y invitarnos a participar cada vez más profundamente en la vida nueva y eterna que Jesús ganó para todos nosotros.

Solo mire a su alrededor: ¡las señales están en todas partes!